¿Qué es la seguridad informática y por qué es importante para tu empresa?

La información es uno de los activos más valiosos de cualquier empresa, y por eso es vital protegerla de posibles robos, daños o accesos no autorizados. Para ello, se necesita contar con una buena seguridad informática, que se encargue de resguardar la confidencialidad, integridad y disponibilidad de los datos y los sistemas.

La seguridad informática, también conocida como ciberseguridad, es el área relacionada con la informática y la telemática que se enfoca en la protección de la infraestructura computacional y todo lo vinculado con la misma, y especialmente la información contenida en una computadora o circulante a través de las redes de computadoras1.

La seguridad informática abarca diferentes tipos, según el ámbito que se quiera proteger. Algunos de los más importantes son:

Seguridad física: se refiere a las medidas que se toman para evitar el acceso o daño físico a los equipos o instalaciones donde se almacena o procesa la información.
Seguridad lógica: se refiere a las medidas que se toman para evitar el acceso o daño lógico a los datos o programas, mediante el uso de contraseñas, cifrado, antivirus, firewall, etc.
Seguridad de red: se refiere a las medidas que se toman para evitar el acceso o daño a la red de comunicación donde se transmite la información, mediante el uso de protocolos, filtros, VPN, etc.
Seguridad perimetral: se refiere a las medidas que se toman para evitar el acceso o daño a los sistemas desde el exterior de la red, mediante el uso de cortafuegos, IDS, IPS, etc.
Seguridad en las aplicaciones: se refiere a las medidas que se toman para evitar el acceso o daño a las aplicaciones que se usan para gestionar o procesar la información, mediante el uso de validación, autenticación, autorización, etc.
La importancia de la seguridad informática radica en que permite prevenir y mitigar los riesgos asociados a las amenazas que pueden afectar a la información y los sistemas de una empresa. Algunas de estas amenazas son:

Virus: son programas maliciosos que se introducen en un sistema y lo infectan, alterando su funcionamiento o borrando archivos.
Gusanos: son programas maliciosos que se propagan por una red sin necesidad de intervención humana, consumiendo recursos o abriendo puertas traseras.
Troyanos: son programas maliciosos que se ocultan dentro de otro programa aparentemente legítimo, y que permiten el control remoto del sistema o el robo de información.
Ransomware: son programas maliciosos que cifran los archivos del sistema y piden un rescate para liberarlos.
Phishing: es una técnica fraudulenta que consiste en enviar correos electrónicos falsos que suplantan la identidad de una entidad legítima, con el fin de obtener datos personales o financieros del usuario.
Ataques DDoS: son ataques distribuidos de denegación de servicio que consisten en saturar un servidor o una red con múltiples peticiones desde diferentes fuentes, impidiendo su funcionamiento normal.
Ataques de fuerza bruta: son ataques que consisten en probar sistemáticamente diferentes combinaciones de caracteres hasta encontrar la contraseña correcta para acceder a un sistema.
Para evitar o reducir el impacto de estas amenazas, es necesario implementar una serie de medidas y herramientas de seguridad informática en tu empresa. Algunas de ellas son:

Realizar copias de seguridad periódicas de la información importante y almacenarlas en lugares seguros.
Actualizar constantemente los sistemas operativos y las aplicaciones con los últimos parches de seguridad disponibles.
Instalar y mantener un software antivirus actualizado y configurado correctamente en todos los dispositivos.
Utilizar contraseñas seguras y cambiarlas con frecuencia, evitando usar la misma para diferentes servicios o compartir
Utilizar una red privada virtual (VPN) para acceder a la red de la empresa desde el exterior o desde redes públicas o inseguras.
Capacitar al personal sobre las buenas prácticas de seguridad informática y concienciarlo sobre los riesgos y las responsabilidades que implica el uso de la información y los sistemas.
La seguridad informática es un aspecto fundamental para el éxito y la continuidad de tu empresa, ya que te permite proteger tu información, tu reputación y tu competitividad. Por eso, no debes descuidarla ni dejarla al azar, sino que debes contar con una estrategia y un plan de acción que te permitan anticiparte y reaccionar ante cualquier amenaza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *